10 enero 2021

LA CIUDAD AMANECIDA
DRESSED IN WHITE

 
 
This is a story I wrote a long time ago. I recalled it last morning, with the city all wrapped in snow. 
 
Contempla, Inma, la ciudad amanecida, cubierta toda de nieve. Es hermoso que nieve por la noche, si a esa noche le sigue un día. Luego no parece la ciudad igual. Tus ojos observan, alegres. La nieve arrebatadora despierta tu corazón.
 
Un muchacho ve, a través de su ventana, la plaza nueva. ¡Qué fantástico día será hoy! Corren, gritan tres chicos. Bajan por la pendiente deslizándose en la nieve. El aire de sus risas adquiere formas ágiles en la fría mañana. Traen consigo a una muchacha: chilla, lanza bolas de nieve a las narices, ríe. Los chicos, amordazándola, le hacen dar vueltas, giran en torno a ella. Luego huyen y la dejan sola con su bufanda blanca alrededor de su boca sonrosada.
 
—¡Anda, baja ya! ¡Ten! —y su voz suena sorda tras la bufanda, como el sonido de la nieve estrellándose contra el cristal.
 
El sol reciente comienza a derretir las capas superiores de nieve. La niña, frente a él, le contempla con ojos tristes. Es casi una adolescente. Sus cabellos son negros y largos.
 
—Acércate —dice—. Mira, la ciudad nevada, ¡qué hermosa es!
 
Todo este tiempo llevaba su bufandita en torno a la boca. El muchacho, abrazándola, le arranca la mordaza y busca sus labios. Ella abre los ojos y le mira.
 
Los tres chicos regresan, pisando los charcos de nieve amarilla. Uno de ellos logra hacer una tremenda bola, la lanza sobre los dos adolescentes diciendo:
 
—Acuérdate de él, nunca le olvides. Sobre todas las cosas acuérdate de ella.
 
 
Texto y fotos de Alan

 

0 comentarios: